sábado, 15 de enero de 2011

DOS ATAQUES A LA FE RELIGIOSA DESDE EL ANGULO DE LA CIENCIA...

  Introduccion:

En entradas anteriores he publicado extensamente ideas provenientes de pensadores que fundamentan su cosmovisión en hechos de fe. Hoy incluyo dos artículos que parten del punto de vista diametralmente opuesto :

1.- Ninguna verdad por fe

A nivel mundial hay (y hubo) miles de religiones. Sin embargo sólo existe una ciencia. ¿Cuál es la razón?

La ciencia con su metódica ofrece la posibilidad diferenciar entre afirmaciones verdaderas y falsas. Las religiones, en cambio, no pueden ofrecer nada a cambio. No existe una posibilidad objetiva, para diferenciar entre una religión verdadera y una falsa. Por esto la fe es un concepto de calidad inferior.

Este problema también lo han reconocido los creyentes y tratan de encontrar explicaciones que deberían demostrar, por qué su fe y solamente la fe de ellos es la única verdadera. Solo el hecho de que aún siguen existiendo la misma cantidad de religiones, y que casi a diario aparecen nuevas sectas, demuestran que estos intentos han fracasado.

La ciencia lo tiene

La ciencia ofrece en su sistema de pensar, también los criterios como se pueden diferenciar entre una correcta o errónea y apropiada o inútil tesis. Estos criterios son iguales y claros universalmente. Un científico chino puede discutir sin problemas con un científico de Kenia, sobre una teoría y construir una metódica en conjunto. Estos criterios, se encuentran, por esto, externamente de la tesis que se investiga, sino, sería una argumentación circular. La tesis es cierta, porque la tesis fundamente que esta tesis es correcta. En el ámbito científico una argumentación así sería desechada de inmediato. Desgraciadamente en las religiones es muy usual.

A la religión le falta

Las religiones cualitativamente deberían ofrecer lo mismo como la ciencia, si quiere que la tomen en serio y ante todo si quisiera hacer declaraciones correctas. Por lo tanto se necesitan criterios externos a cada religión. Debería ser como en el caso de la ciencia, un razonamiento que podría ser aceptado por los cristianos, budistas sintoístas, musulmanes, judíos, esotéricos hinduistas, como también seguidores del mundo de los dioses de los griegos, sumerios, egipcios nórdicos y eslavos, al igual que los seguidores de religiones naturistas. Un criterio así, con el cual se podría investigar objetivamente la verdad de las religiones, no existe.

Argumentaciones usuales

A continuación una lista de los usuales argumentos con una referencia a ello y la razón por lo cual no funcionan. ´Todos tienen en común: Se basan en una argumentación circular. La razón, por la cual se establece un razonamiento, no consiste en que, visto objetivamente, sea un buen juicio, sino, consiste en que, la religión que se quiere demostrar, justamente parecieran cumplir estos juicios. Lástima, que en la mayoría de los casos se puede mostrar, que la religión a validarse, que el razonamiento explícitamente creado para ella no lo cumple o sólo en forma deficiente.

La lista de los criterios inservibles, los que son rebatidos todos en esa página, vienen con sus contenidos:

· Las profecías cumplidas demuestran, que la biblia es la palabra de DiosEste argumento se analizará más adelante, en forma más detallada.
· Milagro

También esto se verá con mayor profundidad más abajo. Supuestos milagros suceden en todas las religiones, incluso fuera de ellas. No obstante no existen milagros científicamente comprobados, que reventarían el marco de lo estadísticamente posible

El cristianismo es único La distribución mundial de la biblia en muchos idiomas
La singularidad del origen de la biblia
Jesús murió por ti

Profecías

A menudo se escucha como un posible argumento para el acierto de una religión, sería el cumplimiento de las profecías. Este punto ya se trató con ejemplos concretos, en «Eingetroffene Profezeiungen beweisen, dass die Bibel Gottes Wort ist» (Las profecías cumplidas demuestran, que la Biblia es la palabra de Dios) (Aún no disponible en español), pero aquí en esta parte se examina este criterio. Ya que LA Biblia está llena de profecías, y que los cristianos ven a Jesús como cumplidor de muchas de las profecías, y por esto los cristianos muchas veces traen a tapate este argumento, tiene sentido investigar la verdad de esta tesis a mano de la Biblia y de los textos bíblicos.

Pregunta:
¿En base a las profecías que se cumplieron se puede concluir sobre la verdad de una religión o escritura o un profeta?

Respuesta:
El artículo «Eingetroffene Profezeiungen beweisen, dass die Bibel Gottes Wort ist» (Las profecías cumplidas demuestran, que la Biblia es la palabra de Dios) (Aún no disponible en español), muestra como hay que analizar críticamente las profecías.

Precisión de la predicción

La mayoría de las veces las profecías son afirmaciones muy vagas y poco claras. No existe un suceso específico ni se identifica un momento exacto para que se produzca ese evento, tampoco las circunstancias exactas ni tampoco el lugar. Una profecía precisa, debe especificar claramente: Que sucederá cuando, como y donde. Es muy raro que esto es predicho en forma tan precisa, para que todos estén de acuerdo, cual suceso va a llegar. La mayoría de las profecías recién son interpretadas después que se cumplieron.

Predicciones correctas

Las únicas profecías, que se presentan regularmente y con gran exactitud, son las predicciones basadas en la economía, y en especial las predicciones climáticas. Ninguna profecía religiosa está dotada con tanta precisión y una cuota tan alta de aciertos, como los informes climáticos. Incluso en éste ámbito de las profecías, la ciencia sobrepasa ampliamente a la religión. Y esto no se debe, a que la ciencia tenga mejores visiones o revelaciones, sino a que la ciencia presenta un modelo correcto y con un contenido de objetivo de la realidad y de esto puede deducir predicciones correctas sobre futuros sucesos.

Creyentes enceguecidos – visión unilateral

Mientras que la ocurrencia de una profecía es granjeada como una evidencia, para la verdad de toda la visión mundial religiosa, los creyentes se niegan aceptar, que el más frecuente incumplimiento de profecías, como una refutación a sus santas escrituras, su religión, sus sacerdotes, gurúes o profetas. Una sola profecía no cumplida o falsa contradice oda una religión, mientras que aún tantas profecías cumplidas todavía no dan evidencia claras.

Un ejemplo típico es la secta Fiat Lux cuya fundadora Erika Bertschinger alias Uriella, que en un accidente de equitación se pegó en la cabeza sufriendo desde entonces sufre de epilepsia del lóbulo temporal. Ella predijo el fin del mundo ya en 1991 y en 1997 fijó la fecha para el año 1998. Llegan a ser muy concreta y predijo, por ejemplo, un impacto de un meteorito en el Mar del Norte. Nada de esto sucedió. . a pesar de todo esto Uriella siguió siendo la indiscutida líder de la secta. Las falsas afirmaciones evidentemente no produjo ningún quiebre en su autoridad, y su séquito tampoco sufrió mermas. En vez de esto la realidad, ya que no concordaba, fue adaptada correspondientemente. Esto es una táctica común de los creyentes: Si algo es comprobadamente falso en sus creencias, entonces la realidad ajustada mediante escusas flojas. Los cristianos tratan entonces de hacer concordar al malévolo, tirano, asesino y castigador Dios, quien realizo numerosos masacres, con la imagen de un dios amoroso con la humanidad. Esto allí es tan miserable y mentiroso como acá. En este caso la escusa fue, que el mundo gracias a los rezos de Fiat Lux, habría recibido otro respiro. Triste conclusión: las personas creyentes son tan enceguecidas, que ya no están en condiciones de de reconocer errores y falsas profecías, sacando de ello las condiciones convincentes necesarias.

Profecías a posteriori

Si las profecías como también el cumplimiento de ellas se encuentran en el pasado, resulta difícil afirmar claramente, si la profecía fue hecha antes o después del suceso del evento, y recién después alguien afirma, que fue predicho con mucha anterioridad. Especialmente con las profecías bíblicas, en el antiguo testamento, esto se hace a veces muy difícil.

La cantidad de las profecías

Si las profecías son formuladas lo suficientemente difusas, a posteriori es muy fácil encontrar un suceso, que podría calzar. Si ahora se anuncian muchas profecías vagas, entonces no es una casualidad que algunas de ellas pueden ser interpretadas como consumadas.

¿Una profecía o un milagro tienen validez como un juicio para la verdad?

En la biblia una profecía que se realizó no vale forzosamente como un criterio para la verdad. Los autores de la biblia, estaban consientes de que no existe un monopolio sobre los milagros o ‘profecías correctas. Por esto ellos mismos han negado el valor probatorio de lops milagros:“Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis. Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.” (Mateo 24, 23-24).

Aquí el autor del texto bíblico debe admitir, que no es posible, en base a “señales y milagros” que aciertan, concluir sobre la verdad de una enunciación. ¿Y este sujeto en que transforma un criterio, para distinguir entre verdadero y falso? ¡Él mismo se pone como barra de medida! Sólo profecías, señales y milagros que concuerdan con sus propios dogmas tiene validez como señales de la verdad. Este esquema se puede ver muchas veces en las Biblia. Es típico. Pero no un argumento para la verdad, sino todo lo contrario un signo seguro de la arbitrariedad, que esta ortodoxia siempre acepta aquello que concuerda con sus dogmas rechazando todo lo que los contradice, aún cuando los argumentos, criterios o señales son cualitativamente idénticos.

Conclusión: Reconocer a una “verdadera” profecía y diferenciar esto de una casualidad, una concordancia confusamente formulada ya es muy difícil. Sorprendente sería, si el mismo círculo de personas podría hacer predicciones muy concretas constantemente y que estas sean verdadero aciertos y que esto ya no sea posible explicarse estadísticamente. Pero algo así no lo logra ninguna religión, sino sólo aquel que tenga un modelo concreto de la realidad. En primera línea entonces la ciencia.

Conclusión

Las religiones no ofrecen una posibilidad efectiva, para distinguir entre verdad y falsedad, por lo tanto son totalmente arbitrarias e inútiles desde todo punto de vista.

Traducido del alemán por A. Gundelach , Fuente: www.atheismus.ch
Tomado de : http://pachane.blogspot.com/2011/01/normal-0-21-false-false-false-es-x-none_8325.html

 ////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

2.- LA CIENCIA : ARIETE DE LA RELIGION

LAS RELIGIONES COMO INDUCTORAS DEL COMPORTAMIENTO HUMANO,
SON UN INSULTO A LA INTELIGENCIA
Y UNA AFRENTA A LA DIGNIDAD
________________________________________________________________
"El desarrollo del pensamiento científico, tiene una marcada diferencia con el pensamiento dogmático.
Mientras la ciencia evoluciona constantemente, en busca de la renovación, avance y progreso, el dogma en el que se ha apoyado la Iglesia ha estado estancado, en sus propios errores y falsedades, y para nada han contribuido al progreso y bienestar social.
Es mas, la intromisión de la Iglesia en la vida diaria, ha sido nefasta, desde el momento en que su intención fue dominar las conciencias e imponer conceptos contrarios a cualquier conocimiento que supusiera avance y progreso, y por los aburridos y repetitivos rituales que hemos tenido que tragar asqueados e indignados, por las intolerables limitaciones al disfrute de una vida sana y natural y por las continuas contribuciones a la iglesia obligados a aceptar como un mal del que no se podía escapar
En cambio, la ciencia aporta nuevos descubrimientos que hacen aflorar los misterios sombríos en los que la iglesia siempre se ha afanado en mantenernos, y que durante dos milenios ha condenando a la sociedad a las cavernas que ocultan la luz, la verdad y el avance de la humanidad. La ciencia es el único camino de esperanza para sacar a los seres humanos de la oscuridad en que los dogmas nos han sumido. para beneficio de unos cuantos privilegiados que siempre jugaron con un pueblo sumido en el temor, la superstición y la ignorancia.
La comunidad científica en su mayoría se decanta por la teoría de que Dios no creo al hombre, sino que fue el hombre desde los albores de la humanidad el que creo a Dios.
Ahora que Stephen Hawking, ha demostrado que Dios nada ha tenido que ver en la creación del Universo y que no ha sido Dios el que creo al hombre, sino el hombre el que creo a Dios, la Iglesia se esta quedando sin argumentos a los inocentes, ignorantes y crédulos.
Si el 70% de los científicos se declara ateo es porque es muy difícil compaginar la razón y la fe, porque la ciencia trata de la materia, realidad, lo cierto, y la religión de la fantasía, lo incierto y lo sobrenatural.
Si bien es cierto que la religión con su pseudociencia ha sido siempre enemiga de la razón y el progreso, la ciencia no puede entrar a discernir fantasías que está fuera de una explicación lógica y coherente.
La ciencia argumenta que la existencia de Dios es muy improbable, y que la fe es un concepto absurdo que supone la renuncia a pensar y discernir, mientras que la religión se ha demostrado como insana e irracional, ya que los relatos (como la existencia de ángeles, o las vírgenes que esperan a los muertos de la Yihad), inventando paraísos, milagros y demonios, creando una pretendida creencia o "fe" sustentada en algo ilusorio y mítico que consuela, pero que suponen un desafío al sentido común y un desprecio a la inteligencia del ser humano.

Por eso las religiones han sido especialmente críticas con la ciencia e incluso han impedido su avance. Son conocidas las posturas de la Iglesia Católica Romana frente a científicos de la talla de Galileo, Darwin e incluso más recientemente Teillhard de Chardin.
Pedir como se ha pretendido que coexistan religión y ciencia para un enriquecimiento de los valores y progreso humano y bien de la humanidad, creo que es un error ya que el aceite no se fusionara jamás con el agua, al igual que lo material con lo inmaterial y a lo largo de la historia se ha revelado como algo inalcanzable, pues no se puede lograr un progreso espiritual, si este no esta sustentado sobre un progreso científico y un avance social.
Y todos los intentos no han conseguido solucionar los tópicos más importantes de la frontera entre religión y ciencia, como por ejemplo en el mundo médico la forma en que las diferentes religiones tratan temas como la clonación, la terapia génica, e incluso la eutanasia o la buena muerte.
Sin embargo, si, hemos de analizar porque tantos seres humanos creen en ideas tan absurdas, si estas narraciones religiosas no resisten un mínimo análisis racional. Sencillamente porque desde un principio se dio por bueno la religiosidad que daba aliciente y consuelo a los seres que se encontraban perdidos y sin encontrar un sentido a sus vidas, incrementando su confianza, atenuando el miedo y la angustia psicológica y generando conductas altruistas, que por desgracia fueron aprovechadas por grupos ( instituciones) sin escrúpulos en su propio beneficio, configurando las religiones y mas tarde las Iglesias.
Pero la religión, que esta sustentada sobre bases y principios falsos, a medida que vaya desapareciendo ese miedo, esa angustia y el ser humano adquiere un nivel de cultura y seguridad, va prescindiendo de esa religión, como esta pasando actualmente; eso esta demostrado ya que en los países mas desarrollados y cultos, el numero de ateos no solo entre los científicos, sino entre la población laica aumenta considerablemente en relación con los países del tercer mundo, lo que cuestiona de forma tajante, aquellos discursos bienintencionados que armonizan ciencia y fe.
Esto significa que aunque el ser humano sea propenso a la religión, a medida que avanza su ciencia, cultura y formación intelectual se va alejando de ella.¿Como sino se explica que el 94,7% de los científicos se declare ateo? Y de forma abrumadora rechazan la existencia de entidades sobrenaturales y la creencia en el alma inmortal.
A medida que avanza la ciencia y la Razón, la religión se va retirando de nuestras vidas y queda relegada como un conjunto de normas sociales y morales en un concepto espiritual, que intentan compaginar con un mundo material, pero que ya no podrán alejar la ciencia, y el conocimiento de la verdad, eliminando la nefasta influencia de las religiones que con la excusa de buscar el bien, solo han provocado confusión, oscuridad y mal.
Es cierto que las ciencias y las religiones son enseñanzas que imparten conocimientos, que no se invaden unos a otros, como la metáfora del agua y el aceite. La diferencia es que una se sustenta sobre un análisis científico, autentico y real y la otra sobre la invención, conceptos ilusorios y falsedad.
Ciencia y Teología, caminan por caminos diferentes y al igual que dos líneas paralelas jamás podrán encontrarse. La una continuará siempre , la otra se disipara como una burbuja de gas, a pesar de de la ayuda que quiere dar la filosofía, que para lo único que sirve es para complicarlo mas, al desviarse de la racionalidad empírica " . fenix 

Tomado de: http://opinionydebate-fenix.blogspot.com/2011/01/la-ciencia-ariete-de-la-religion.html