jueves, 28 de marzo de 2013





Las recientes mediciones de la velocidad a la que los niños muestran cambios en el ADN que no se ven en sus padres, las "tasas de mutación", desafían los puntos de vista acerca de las fechas más importantes de la evolución humana.


En particular, estas medidas han hecho que los genetistas piensen de nuevo en esas fechas clave para la evolución humana, como cuando el hombre moderno no africano se separó del africano moderno. Las recientes mediciones retrocedían en las mejores estimaciones de esas fechas hasta en un factor de dos. Ahora, sin embargo, un equipo internacional, liderado por investigadores de la Universidad de Tübingen y del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, en sus resultados actuales apuntan de nuevo a fechas más recientes. El nuevo estudio está publicado en Current Biology.

El equipo, liderado por Johannes Krause, de la Universidad de Tubinga, fue capaz de reconstruir más de diez genomas mitocondriales (ADNmt) de humanos modernos de Eurasia que abarcan 40.000 años de prehistoria. Las muestras incluyen algunos de los más antiguos fósiles de humanos modernos europeos, como el triple entierro de Dolni Vestonice en la República Checa, así como los más antiguos esqueletos de humanos modernos que se encuentran en Alemania en Oberkassel, un sitio cercano a Bonn.

Los investigadores muestran que antes de la edad de hielo, los cazadores-recolectores de Europa portaban ADNmt relacionado con el observado en humanos después de la edad de hielo modernos, como los fósiles Oberkassel. Esto sugiere que hay una continuidad de la población durante todo lo que duró la última glaciación importante en Europa, hace ahora unos 20.000 años. Dos de los cazadores-recolectores de Dolni Vestonice también portaban ADNmt idénticos, lo que sugiere una estrecha relación materna entre estos individuos que fueron enterrados juntos.

Los investigadores también utilizaron la edad de radiocarbono de los fósiles para estimar las tasas de mutación humana a lo largo de decenas de miles de años atrás en el tiempo. Esto se hace calculando el número de mutaciones en los grupos modernos que están ausentes en los grupos antiguos, ya que estos no existían aún en las poblaciones antiguas. La tasa de mutación se estimó contando el número de mutaciones acumuladas a lo largo de linajes descendientes desde los fósiles datados con radiocarbono.

Con el uso de estos nuevos índices de mutación que aprovecha la información del ADN antiguo, los autores calcularon el último ancestro común del linaje mitocondrial humano, hace alrededor de 160.000 años atrás. En otras palabras, todos los seres humanos de hoy en día tienen como antecesora a una mujer que vivía en aquella época.

Los autores también estimaron el tiempo transcurrido desde el ancestro común más reciente de los africanos y no africanos entre 62.000 y 95.000 años, proporcionando una fecha máxima para la migración en masa de los humanos modernos fuera de África. Estos resultados están de acuerdo con las anteriores fechas mitocondriales basadas ​​en el trabajo arqueológico y antropológico, pero están en el extremo final más bajo de las fechas sugeridas en los nuevos estudios que sugieren una división de los no africanos desde los africanos, hace unos treinta mil años.

"Los resultados de los estudios de la familia moderna y de nuestros estudios del ADN humano antiguo están en conflicto", señala Krause. "Una posibilidad es que hay mutaciones que se pasaron por alto en los estudios de la familia moderna, que podría llevar a subestimar las tasas de mutación". Los autores sostienen que, los genomas nucleares de los antiguos humanos modernos podrían ayudar a explicar las discrepancias.

- Artículo original: “First Migration from Africa Less Than 95,000 Years Ago: Ancient Hunter-Gatherer DNA Challenges Theory of Early Out-Of-Africa Migrations”.
- Imagen: Crédito: J. Vogel / LVR - Landesmuseum de Bonn
- Fuentte: Universitat Tuebingen.
- Publicación:     Qiaomei Fu, Alissa Mittnik, Philip L.F. Johnson, Kirsten Bos, Martina Lari, Ruth Bollongino, Chengkai Sun, Liane Giemsch, Ralf Schmitz, Joachim Burger, Anna Maria Ronchitelli, Fabio Martini, Renata G. Cremonesi, Jiří Svoboda, Peter Bauer, David Caramelli, Sergi Castellano, David Reich, Svante Pääbo, Johannes Krause. A Revised Timescale for Human Evolution Based on Ancient Mitochondrial Genomes. Current Biology, 2013; DOI: 10.1016/j.cub.2013.02.044.

Posted: 25 Mar 2013 10:02 AM PDT

FUENTE: Pedro Donaire, Bitnavegantes