jueves, 28 de febrero de 2013




   

ENTRE LA CIENCIA Y LA FE 


Una visita a Castel Gandolfo, la primera etapa del retiro de Ratzinger

Por: Jesús Rodríguez| 28 de febrero de 2013
Descripción: Castelgandolfo
Puerta interior de Castel Gandolfo. Fotografía de Alfredo Cáliz
En el momento en que Joseph Ratzinger deje de ser Benedicto XVI, destruyan su anillo, descienda del helicóptero que le conducirá los 20 kilómetros que separan el Vaticano del Lago albano, atraviese la empinada cuesta que conduce al umbral del viejo palacio de Castel Gandolfo con sus carteles que advierten al incauto visitante, “proprietà della Santa Sede. Parcheggio Riservato”, cruce la bellísima puerta de madera del siglo XVIII surcada de cerrojos masónicos, salude al joven gendarme vaticano y al viejo conserje, atraviese el patio empedrado, suba a mano derecha en el pequeño ascensor de madera para dos personas construido a comienzos del siglo XX, ascienda al segundo piso y se introduzca en el apartamento papal sobre la plaza del pueblo, tendrá sobre su cabeza uno de los más bellos y curiosos observatorios astronómicos del mundo, la Specola Vaticana, dirigida por los jesuitas. Los astrónomos del Papa.
Descripción: PeticionImagenCAN96IAU
Benedixto XVI en su apartamento de Castel Gandolfo, bajo el telescopio.
En la primavera de 2007, empezamos a trabajar en un reportaje para el País Semanal sobre la Compañía de Jesús, que se publicaría ese mismo otoño bajo el título de ‘Los marines del Papa’. No fue fácil elegir qué queríamos ver. Los jesuitas, una orden religiosa fundada por el español Ignacio de Loyola en 1540 en el entorno universitario, ha sido históricamente la más poderosa y activa del catolicismo. Hoy cuenta con cerca de 20.000 miembros repartidos por 127 países, de los que 1.300 están destinados en España. Represaliados por Juan Pablo II por sus ínfulas progresistas y su protagonismo al frente de la Teología de la Liberación, y muy envejecida, aún conserva sin embargo una impresionante red propia en todo el mundo que, puede competir con la de la CIA. En cada rincón extremo del planeta, desde Kabul a Lagos, Kioto o Bagdad, hay un jesuita. Suyas son algunas de las más importantes universidades de todo el mundo, por ejemplo, Georgetown, en Washington DC, la cantera de la diplomacia estadounidense y el centro universitario donde el Príncipe Felipe cursó su máster de dos años en Relaciones Internacionales.
Descripción: Castelgandolfo (2)
Entre las obras que la curia de los jesuitas nos dio a elegir para visitar en la realización del reportaje, nos sorprendió la presencia de la Specola. ¿Specola? Nunca habíamos oído hablar de ella. Lo más exótico del asunto es que fuera totalmente desconocida y, sin embargo, compartiera espacio con la residencia de verano del Papa. El infranqueable palacio de Castel Gandolfo, colgado desde el siglo XVII sobre el Lago Albano y rodeado por bosques inaccesibles y grandes viñedos. Una propiedad de 55 hectáreas, con unos jardines maravillosos, que nunca se visita, donde la pompa y ceremonia vaticana se relaja y que guarda los secretos del descanso papal desde hace 300 años. Aquí, por ejemplo, murió durante sus vacaciones Pablo VI, a las 21.42 minutos del 6 de agosto de 1978, de un infarto agudo de miocardio.
Descripción: Specola1
Uno de los observatorios de Castel Gandolfo.

No dudamos un segundo en que había que visitar Castel Gandolfo. Era una ocasión única para husmear en la vida del Papa, que apenas llevaba en el trono de Pedro dos años. Llegamos una mañana de calor. Llamamos a un timbre de baquelita. Nos franqueó la entrada un conserje somnoliento. Deambulamos unos minutos por el conjunto en total soledad. Llegó nuestro anfitrión. La sorpresa es que acompañados por el director del Observatorio, el sacerdote y astrónomo argentino José Gabriel Funes, de 49 años, natural de Córdoba, responsable del observatorio desde 2006 (“aquí lo que hacemos es estudiar las estrellas, los meteoritos, las galaxias y la cosmología”),gozamos de total libertad para movernos por el palacio que parecía desierto aunque en estado de revista. Pocos sitios he visto tan bellos y plácidos como Castel Gandolfo, donde Ratzinger vivirá sus últimos días como semipapa, antes de enterrarse de por vida en el monasterio Mater Ecclesia, su última morada hasta que muera, a la sombra de la antena de Radio Vaticano, el supercomplejo mediático de la Santa Sede en el que los jesuitas han tenido siempre un preponderante papel ejecutivo.
Descripción: 06-JESUITS
José Funes trabajando en uno de los telescopios. Fotografía de Alfredo Cáliz.
La pequeña comunidad de jesuitas-astrónomos de Castel Gandolfo estaba compuesta por seis personas cuya única tarea es estudiar las estrellas vestidos con clergyman. La Compañía de Jesús ha estado unida a la astronomía desde el siglo XVI y XVII, con sendos observatorios en su Colegio Romano y la Iglesia de San Ignacio de Loyola, en Roma. En Castel Gandolfo, toda la planta superior del palacio sobre los apartamentos papales, forma parte de la Specola. Es el territorio de los ubicuos jesuitas. Está presidida por dos grandes telescopios Carl Zeiss de aspecto vintage, bajo unas impresionantes cúpulas de lamas de madera pulida como la tarima de un palacio, que se descorren a mano con un curioso sistema; el conjunto se completa con varios relojes de tiempo sidéreo (que se aproxima al movimiento de las estrellas), aulas, un pequeño museo y varios laboratorios. Entre las joyas de los jesuitas en este territorio Vaticano (desde el Tratado de Letrán, en 1929, Castel Gandolfo posee derechos de extraterritorialidad frente al Estado italiano y es administrado por la Santa Sede), se encuentra una de las colecciones más importantes de meteoritos del mundo y una impresionante biblioteca con 22.000 volúmenes sobre temas astronómicos con obras originales y primeras ediciones de Copérnico, Galileo, Newton y Kepler.
Descripción: Maffeo
Sabino Maffeo, en la biblioteca de Castel Gandolfo. Fotografía de Alfredo Cáliz.
Allí encontramos estudiando una antigua obra prohibida de Galileo propiedad de la Santa Sede, al padre Sabino Maffeo, que acaba de cumplir 90 años. Maffeo, sacerdote, físico, científico, fue director del Observatorio y Provincial de los jesuitas en Italia en los años más convulsos de la iglesia católica y la política italiana. Él no llevaba alzacuellos. Es un mito entre los jesuitas. Con su melena algodonosa, vestía de viejo investigador de Harvard o Yale, grueso jersey negro, chinos y zapatillas Superga. Apenas se fijó en nosotros. No puso problemas para posar para un retrato. Hablamos unos minutos sobre el físico y cosmólogoStephen Hawking, que acababa de publicar un trabajo donde sostenía que Dios no servía para explicar el nacimiento del universo. “El error de Hawking es razonar sobre Dios como si fuera una realidad que puede descubrirse con argumentos de física y matemáticas”, sentenció. Y se volvió a enfrascar en su incunable de Galileo.
Descripción: Castel2
Fotografía de Alfredo Cáliz.
El observatorio del Papa que estábamos visitando y al que pocos tienen acceso, fue creado un par de siglos antes que este propio palacio, en 1578, cuando el Papa Gregorio XIII hizo erigir un telescopio en la Torre de los Vientos, en el Vaticano. Desde siempre, los jesuitas estuvieron detrás del centro. En 1891, se ampliaría en la Colina Vaticana, detrás de San Pedro y, más tarde, en 1935, debido al aumento de luz eléctrica en Roma, que comenzó a hacer imposible el estudio de las estrellas, otro Papa, Pío XI dispuso que se trasladase a este lugar campestre. En 1981, el Observatorio fundó un segundo centro de investigación, el “Vatican Observatory Research Group en la ciudad de Tucson, en Arizona (Estados Unidos), en colaboración con el ObservatorioSteward de la Universidad de Arizona. En 1993, el Observatorio (financiado por la Santa Sede), concluyó la construcción del Telescopio Vaticano de Tecnología Avanzada (VATT), en el Monte Graham, también en Arizona, a más de 3.000 metros de altura, en el el mejor rincón para observaciones astronómicas del continente norteamericano.
El Padre Funes fue astrónomo antes que jesuita. Es un tipo curioso, grueso y agradable. Con poca pinta de cura. Le pregunté que si siendo un hombre de ciencia, un físico de prestigio, no temía perder la fe. “Eso le puede pasar a cualquiera, aunque no sea un científico. Pero yo creo que la ciencia también te puede ayudar a tener una fe más grande; a mí me ayuda en mi investigación; y mi forma de investigar me ayuda en mi fe. La ciencia y la fe no son contradictorias. La ciencia de calidad ayuda a la fe. El problema es la ignorancia mutua. Y eso ha pasado mucho en la Iglesia. Pero las tensiones son sanas y los conflictos ayudan”.
-Qué investiga usted Padre Funes?
-Investigamos el universo: el sistema solar, las estrellas de nuestra galaxia, las otras galaxias y el Big Bang. Yo estoy trabajando en la formación de estrellas en el universo local, la historia de la formación estelar en la galaxia NGC 5128 y otras galaxias del mismo tipo. Estas son galaxias "cercanas", es decir, la luz que nos llega de sus estrellas salió de aquellas galaxias hace no más de 100 millones de años.
-¿Y para qué quiere el Papa un observatorio, para encontrar a Dios?
-Nosotros no estamos aquí para hacerle horóscopos, ni localizar extraterrestres para bautizarlos. Tampoco queremos probar que la Biblia tiene razón utilizando la astronomía como instrumento. Nuestra misión es caminar con los científicos. Queremos participar del cansancio de la búsqueda, de la alegría del descubrimiento científico y de ser un puente entre la Iglesia y el mundo de la ciencia promoviendo el diálogo interdisciplinario. Somos sacerdotes y somos científicos. En ese orden.
-Por qué los jesuitas están a cargo del observatorio del Papa?
-La Compañía ha valorado siempre el conocimiento científico, desde el siglo XVI. Es nuestro modo de entender la espiritualidad. Buscamos a Dios en todas las cosas y, entre ellas, en la investigación científica. Somos curiosos. Piense que la astronomía es una ciencia inútil: no se obtiene nada beneficioso de ella. Es ciencia pura sin aplicación práctica. Por eso nos vuelve más humanos; más pequeños. Ayudar a la salvación de las personas no consiste solo en decir misa, sino en compartir los conocimientos científicos que adquirimos con nuestros hermanos. No hay que temer a la ciencia; la Iglesia no debe temer a la ciencia. Debe ponerla al servicio de los demás.
A partir de hoy, Joseph Ratzinger, el Papa que intentó buscar un nexo entre fe y razón, tendrá un buen compañero de tertulia, José Gabriel Funes, el jesuita-astrónomo.