jueves, 29 de diciembre de 2011

LA IGLESIA Y LA SEXUALIDAD

UN TEMA CANDENTE, CONTROVERSIAL, INSOSLAYABLE Y QUE NO DEBE SER IGNORADO ES AHORA ANALIZADO DESDE DIVERSAS OPTICAS CON IMPARCIALIDAD Y BUENA FE....


Autor...Fernando Mires, Catedratico de Ciencia Politica Universidad de Oldemburg, Alemania. .


En Holanda: “Desde 1945, entre 10.000 y 20.000 menores fueron víctimas de agresiones que oscilaron entre la violación (un millar) y los tocamientos no deseados. Ocurrió en internados, orfelinatos, colegios y seminarios, y los autores fueron unos 800 religiosos adultos. Al menos 105 de ellos siguen vivos
La Conferencia Episcopal holandesa y la Asociación de Órdenes Religiosas pidieron perdón por "la lacra de los abusos sexuales cometidos en el seno de la Iglesia católica". "Nunca debió suceder. Padres y niños depositaron su confianza en nosotros y hemos fallado", dijo el arzobispo de Utrecht, Willem Eijk. Eso fue a media tarde. Apenas unas horas antes, Wim Deetman, presidente de la comisión que lleva su nombre, encargada de investigar los abusos, había descrito un panorama desolador”.
1.
La cita es parte del texto de una noticia -una más de las tantas sobre el mismo tema- divulgada en todos los periódicos del mundo nada menos que en vísperas de la Navidad del 2011. Obispos, arzobispos, cardenales, el Papa, toda clase de autoridades religiosas, no atinan más que a pedir perdón por faltas cometidas a ciudadanos de diversas naciones.
En verdad, no se trata sólo de pecados (ausencia de la presencia de Dios en el ser) sino de delitos, vale decir, transgresiones penadas por la Ley en todos los países civilizados. De más está decir que el prestigio del sacerdocio católico –aunque paguen justos más que pecadores- está por los suelos. No pocos son los padres de familia dispuestos a no confiar la educación de sus hijos a curas católicos. Incluso ya están siendo exhibidos filmes donde los sacerdotes aparecen como símbolos de aberrantes perversiones sexuales.
Quien lo iba a pensar. Cuando Almodóvar presentó su film “La mala educación”, fue vilipendiado en los medios vaticanos. Hoy estamos viendo, en cambio, como la realidad supera a la ficción. Son tantos las casos de transgresiones llevadas a cabo por sacerdotes que resulta imposible seguir hablando de hechos aislados. Ha llegado entonces la hora de decirlo –con todas sus letras y en voz muy alta– la Iglesia Católica está enferma. Una disociante patología sexual la recorre de punta a cabo.
Estamos frente a un mal –la palabra la utilizo en dos sentidos: religioso y clínico- que no puede ser lavado ni con simples peticiones de perdón ni con sinceros reconocimientos de culpa. Se trata de uno que hay que –aunque parezca ironía tratándose de curas- curar (sanar) Y ese mal tiene su origen, es mi opinión, en el propio celibato eclesiástico.
Entiéndase: no estoy diciendo que el celibato sea “en sí” el mal; estoy diciendo que el mal se origina desde la institución del celibato, es decir, desde el momento cuando la Iglesia, quizás por motivos históricamente justificados, intentó regular la energía genital de sus huestes. Voy a fundamentar enseguida esa opinión
Los orígenes históricos del celibato se remontan al año 305 d.C. (Concilio de Elvira) Las razones de su implantación no pueden, luego, ser separadas del contexto signado por el desmoronamiento del imperio romano el que no sólo fue institucional sino también cultural y, sobre todo, moral. La Iglesia, en esas condiciones, hubo de cerrar filas alrededor de hombres cuya misión era la de servir de ejemplo en medio de la más caótica barbarie. A esa razón fue agregada otra no menos importante: impedir que los bienes de la Iglesia fueran convertidos en patrimonios, familiares y hereditarios (Concilio de Nicea, 324 d.C.) Hay, y no por último, una tercera razón, y es la que predomina todavía en círculos eclesiásticos: separar a los sacerdotes de la vida doméstica a fin de que dediquen todo su tiempo a la causa de Dios. Idea que en cualquier caso no es cristiana. Como muchos otros atributos del cristianismo, ella proviene del mundo griego.
Dedicar tiempo a la filosofía (amor por el saber) era para los griegos un medio para vincularse con el más allá mediante el pensamiento dialógico. Las tareas domésticas, por muy importantes que fueran, no deberían ser ejercidas por filósofos. Como es sabido, Platón llevó esa idea al extremo cuando fundó las Academias en cuyos interiores solo convivían hombres dedicados al pensamiento, a las artes y al saber. Las ordenes religiosas y los primeros conventos de la cristiandad surgieron a imagen y semejanza de las Academias platónicas.
2.
Huelga decir que los fundamentos teológicos del celibato eclesiástico son muy débiles. Eso explica por qué la mayoría de sus defensores ha intentado forzar las palabras de Jesús de acuerdo a una muy mala interpretación de un pasaje del Evangelio según Mateo. Es el siguiente: Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, cometerá adulterio; y el que se casa con la repudiada, cometerá adulterio. - Le dijeron sus discípulos: -Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse. Entonces él les dijo: -No todos son capaces de recibir esto, sino aquellos a quienes es dado. Hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, y hay eunucos que son hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos. El que sea capaz de recibir esto, que lo reciba. (19: 9-12)
El párrafo de Mateo contiene dos partes. En la primera, Jesús, de acuerdo a la más estricta tradición judía, defiende los derechos de la mujer en la familia. En la segunda, cuando se refiere a los eunucos (personas desgenitalizadas) lo hace en términos literales y simbólicos a la vez. Primero, hay según Jesús, seres no sexualizados y lo son por naturaleza. Segundo, hay quienes han llegado a serlo por las circunstancias de la vida. Y tercero, hay quienes han llegado a serlo al haber trasladado su energía amatoria hacia Dios. Estos son los menos: los iluminados, los santos, los que han visto la luz del cielo antes de morir. Pero, léase bien: en ningún caso Jesús exigió a sus discípulos que asumieran la tercera alternativa, la de ser eunucos espirituales, como una obligación a cumplir en esta vida. ¿Cómo puede exigir entonces la Iglesia a sus sacerdotes algo que jamás exigió Jesús a sus discípulos? ¿No estamos frente a un “clásico” pecado de soberbia?
Iluminados que han abandonado sus bienes para dedicarse a sublimes misiones ha habido muchos. Seres para quienes la sexualidad ocupa un lugar muy secundario frente a un ideal superior de vida, los podemos encontrar en artistas, filósofos e incluso en científicos, tanto o más que en las religiones. Pero ninguno ha alcanzado ese estadio destruyendo su propia materia sino siguiendo, desde su materia, el mandato de una naturaleza espiritual, o de acuerdo a Jesús: como un don que viene del cielo. Esa naturaleza espiritual, imposible de imponer a nadie, es la que ha intentado imponer la Iglesia a sus sacerdotes. Razón por la cual los delincuentes sexuales –religiosos o no- son, como ocurre en toda delincuencia, hechores pero también víctimas. Víctimas de un rigorismo sexual frente al cual, por ser humanos, no están preparados la gran mayoría de los sacerdotes. Ni siquiera los de “el nombre de la rosa” de Umberto Eco.
Si el sentido de la abstención sexual era liberar el tiempo para que fuera dedicado a Dios, hay que convenir que, siendo la intención buena, ha ocurrido todo lo contrario. Pues si pensamos en términos de economía temporal hay que preguntarse ¿Cuánto tiempo gasta un sacerdote en aventar sus deseos sexuales? ¿En atormentarse por poluciones involuntarias? ¿Cuántas penitencias para castigar el simple recuerdo de los sueños eróticos? ¿Cuánta mortificación cuando en ausencia de la piel de una mujer el deseo aparece frente a un muchachito lampiño?
3.
El sexo y el hambre son deseos del cuerpo. Ambos sirven a la perpetuación de la vida, algo que no puede ser contrario al deseo de Dios, que es la vida misma. Si ponemos a un ser humano –el ejemplo es hoy muy válido- al borde de la inanición: ¿puede en esas condiciones pensar en Dios? Con el sexo ocurre lo mismo: frente a la ausencia del objeto, el deseo sólo sabe crecer, hasta convertirse en patológica obsesión.
La abstención del objeto del deseo tiene como efecto aumentar el deseo del objeto. Eso lo sabe cualquier sicoanalista de mediana formación. Mientras más prohibido el deseo, más fuerte será su llamado. Lo dijo Sócrates muy bien: “el ser desea lo que no tiene porque si lo tuviera no lo desearía”. Y mientras menos se tiene, más grande será el deseo. Luego, si el objeto del deseo es interdicto, el deseo buscará objetos sustitutivos. Ese será –lo sabemos desde Freud- el momento de la “perversión”. La perversión (o desvío) emerge justamente ahí donde aparece la prohibición. La perversión es el deseo que se estrella contra el muro de la prohibición y busca salida a través de los menos imaginados acueductos.
Si el deseo se dirige a Dios, es divino. Si el deseo se dirige al humano, es humano. Pero lo humano en el ser es condición de su divinidad, del mismo modo que la materia es condición del espíritu. A partir del amor hacia lo humano podemos pre-sentir el amor hacia lo divino. Nunca ocurrirá al revés. Lo superior sólo puede existir sobre la base de lo inferior pero lo inferior puede seguir existiendo sin lo superior. Quien niega la materialidad del ser niega por lo mismo la potencia de su espiritualidad. El espíritu, hay que reiterarlo, no es la negación de la materia, pero la materia es condición del espíritu. Eso lo entendió muy bien la doctrina cristiana cuando nos habla de la resurrección de los cuerpos: ¿No es también ese el sentido de la revelación del Nazareno cuando nos dijo que el vino es su sangre y el pan su cuerpo? La negación del cuerpo es, por lo mismo, la negación del alma. Es pecado. El celibato obligatorio, como negación del placer que nos da la reproducción de la vida es, por lo tanto, pecado. Y el pecado sólo puede producir pecado (ausencia de la presencia de Dios en el ser)
Pero el pecado no existe sin el conocimiento del pecado –lo sabemos desde Adán y Eva- es decir, por la prohibición que lo da a conocer. Esa es, por lo demás, una de las tesis centrales del fundador del cristianismo: el apóstol Pablo. “¿Es la ley pecado? Jamás sea eso cierto. Pero yo no habría llegado a conocer el pecado si no hubiera sido por la ley, y no hubiese conocido la codicia si la ley no hubiese dicho: “No debes codiciar”. Mas, el pecado recibiendo incentivo por medio del mandamiento, obró en mí toda clase de codicia, porque aparte de la ley, el pecado estaba muerto. De hecho yo estaba vivo en otro tiempo aparte de la ley; mas cuando llegó la ley, el pecado revivió pero yo morí” (Romanos 7: 7-8-9)
La ley mediante la prohibición nos da a conocer el pecado y por eso mismo el deseo del pecado. El deseo prohibido se transforma así en patológica obsesión. Esa es la que vive la Iglesia Católica de nuestro tiempo. Al negar al deseo sexual la Iglesia no desexualizó a sus contingentes. Todo lo contrario: los hipersexualizó. Casi no hay, efectivamente, institución más sexualizada que la Iglesia Católica. La Iglesia ha terminado por convertirse así, en un sinónimo de la sexualidad. Y eso no puede ser. Esa no es la Iglesia que necesitamos.
La Iglesia Católica fue, es, y quizás será, uno de los pilares sobre los cuales reposa el pensamiento moral, filosófico y político de esa unidad no geográfica que es Occidente. Más allá de sus históricos extravíos, que han sido muchos, la propia idea de Occidente no habría sido posible sin la Iglesia. Quiero decir: la democracia y la libertad necesita de instituciones que resguarden ese tesoro acumulado desde los días en que el cristianismo histórico emergió de la convergencia que se dio entre la sabiduría moral de los judíos, el pensamiento lógico de los griegos, y la legalidad republicana de los romanos. Dicho rol resguardador ha sido cumplido por la Iglesia Católica. Por eso es que no solo los católicos necesitamos de la Iglesia.
El mundo de la libertad necesita una Iglesia libre de obsesiones, sean sexuales o no. Necesitamos también sus sacerdotes. Algunos han sido mártires, otros santos. Ocurre lo mismo en las artes: hay miles de pintores, pero como Leonardo o Miguel Ángel no hay muchos. Esa es la razón por la cual ningún mártir, ningún santo, podrá sustituir el rol que cumplen abnegados sacerdotes (y monjas) en los más remotos rincones del planeta. Nadie exige, por lo tanto, que los curas sean mártires o santos; tampoco superhombres elevados hacia el cielo sobre las ruinas de sus propios cuerpos. Pero sí requerimos de profesionales de la fe; es decir, seres que profesan una vocación con eficiencia, responsabilidad, y en este caso, como profesores que enseñen la palabra de Cristo en su literalidad, en su significado y en su sentido. Más no se les puede pedir a los curas: son seres humanos, como tú y yo. Más no pidió tampoco Jesús a sus discípulos.
Mires.fernando5@googlemail.com